8.8 C
Querétaro
martes, noviembre 30, 2021
InicioNacionalesComuneros de San Lorenzo Acopilco piden que les paguen lo pactado por...

Comuneros de San Lorenzo Acopilco piden que les paguen lo pactado por indemnizaciones

La construcción del Tren Interurbano México-Toluca, uno de los grandes proyectos del sexenio de Enrique Peña Nieto y que busca ser inaugurado antes de que se vaya Andrés Manuel López Obrador, va a paso lento, así como con sobrecostos y ahora con una deuda de 100 millones de pesos por el pago de afectaciones a los comuneros del núcleo agrario de San Lorenzo Acopilco.

“La deuda de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) es casi 100 millones de pesos por el pago de afectaciones de la construcción del Tren México-Toluca”, revela Gabino Sandoval Baltazar, representante comunal propietario del núcleo agrario de San Lorenzo Acopilco, una comunidad de Cuajimalpa.

“Hemos estado presentes ante la SCT reclamando el pago de nuestra tierra, pero lamentablemente nos lo han estado dando en partes, como aboneros”, dice a Forbes México.

A 6 años de que se autoriza la construcción del Tren México-Toluca por parte de la comunidad, la SCT ha incumplido en los acuerdos suscritos con los comuneros.

“Los funcionarios de la SCT hicieron un pago parcial por la afectación de la tierra, porque les interesaba iniciar la construcción del Tren México-Toluca en 2015”, agrega Sandoval Baltazar.

“Las obras van encaminadas a beneficiar a la población en general, de ahí que la comunidad se siente lastimada, engañada y pisoteada”, expresa el representante de la comunidad de San Lorenzo Acopilco.

Ante el incumplimiento, los comuneros han hecho manifestaciones en diferentes vialidades de la Ciudad de México, en la carretera federal y autopista México-Toluca, así como en las oficinas de la SCT de Insurgentes y en el Zócalo.

En junio de 2015, la asamblea de 800 comuneros de San Lorenzo Acopilco, una comunidad localizada en Cuajimalpa, aprobó una solicitud de la SCT para autorizar la construcción del Tren Interurbano México-Toluca.

San Lorenzo Acopilco, un núcleo agrario conformado por 2,346 comuneros, es un pulmón de oxígeno para la Ciudad de México y cada uno de los comuneros recibe un pago de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y  la Comisión de Recursos Naturales de la Ciudad de México (Corena) por  el cuidado de los bosques.

El plan del gobierno de Enrique Peña Nieto era que el Tren México–Toluca era solucionar un problema de desplazamientos entre dos grandes ciudades, que por diversas razones no se ha podido concretar.

El proyecto del Tren Interurbano México-Toluca contará con 30 trenes, 6 estaciones, talleres y cocheras. Su velocidad máxima será de 160 km/h y la velocidad comercial, de 90 km/h.

En el Estado de México cruza cinco municipios: Zinacantepec, Toluca, Metepec, San Mateo Atenco, Lerma y Ocoyoacac;en la Ciudad de México correrá por Cuajimalpa de Morelos y Álvaro Obregón.

De las 6 estaciones, 2 son terminales (Zinacantepec y Observatorio) y 4 intermedias (Pino Suárez, Tecnológico, Lerma, y Santa Fe), y tendrán una longitud de 200 m cada una.

El tiempo comercial de recorrido de un tren entre las estaciones terminales será de aproximadamente 39 minutos y la vuelta completa inferior a 90 minutos. La capacidad máxima en hora de mayor demanda será de 15,660 pasajeros en una frecuencia de 4-6 minutos y con una ocupación por tren de 1,044 pasajeros (560 sentados y 484 de pie).

El Tren Interurbano México-Toluca presenta un avance del 75% en la construcción al 27 de octubre, de acuerdo con Jorge Arganis Díaz Leal, secretario de Comunicaciones y Transportes.

Gabino Sandoval Baltasar cuenta que las constructoras derribaron los árboles nativos de una superficie de 34 mil metros cuadrados para construir el puente elevado donde correrá el tren.

El representante comunal agrega que el paso del tren México-Toluca redujo el bosque y el pago de la Conafor y Corena por el cuidado de cada uno de los árboles.

Además, detalla el dirigente, la SCT prometió realizar un programa de reforestación, el pago de los bienes distintos de la tierra como en el caso del derribo de árboles.

“No tuvimos acceso a dialogar con el secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza (en el sexenio pasado), ya que sólo tuvimos acceso y confiamos en la palabra del subsecretario Oscar Callejo Silva, subsecretario de Infraestructura de la SCT”, comenta.

El representante de la comunidad agrega que Oscar Callejo Silva pactó renegociar la deuda de 140 millones de pesos para que quedará en solo 80 millones de pesos, a cambio ayudaba a la contratación de un despacho profesional para regularizar la tenencia de la tierra de San Lorenzo Acopilco.

San Lorenzo Acopilco, asegura Sandoval Baltazar, nunca ha estado en contra del progreso, pero han sido afectados por la expropiación de terrenos en beneficio de la nación.

“Nos ha afectado Comisión Federal de Electricidad (CFE), porque somos el paso de la Ciudad de México y al Estado a la Ciudad de México, así como de otras obras de carácter federal, como un gasoducto y la autopista México-Toluca, pasan por nuestro territorio y nunca nos hemos opuesto a participar y coadyuvar con ese beneficio del progreso”, manifiesta.

El representante agrega que la expropiación de terrenos a manos de la CFE fue para la modernización de líneas de transmisión eléctrica, las cuales benefician a los habitantes de la Ciudad de México.

“San Lorenzo Acopilco ha participado de una y otra forma para detonar el desarrollo, lo que no se vale es que nos quieran ver la cara de tontos. Muchas autoridades todavía ven a las comunidades agrarias como sinónimo de ignorancia, así como pretenden aplicar ese sistema de pagarnos con espejitos y ya las comunidades tienen un nivel de preparación al igual que otras colonias, municipios y lugares del país”, declara.

Las autoridades abusan de la buena fe de los comuneros de San Lorenzo Acopilco, quienes tienen gente profesional en materia legal, ambiental, agraria, tecnológica y otras actividades, agrega Sandoval Baltazar.

San Lorenzo Acopilco es una comunidad de usos y costumbres, por lo que la palabra de la persona es una garantía más allá de un documento, asegura.

Cada representante de alguna institución, considera, debe de tener palabra en sus compromisos pactados, como los relacionados para construir el Tren México-Toluca.

“Lamentablemente al final se les olvida y se van sin pagar”, acusa Sandoval Baltazar.

fuente: forbes

Relacionados

Últimas noticias