19 C
Querétaro
domingo, mayo 29, 2022
HomeNegociosClausuran planta de piedra caliza en Quintana Roo

Clausuran planta de piedra caliza en Quintana Roo

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) clausuró la extracción de piedra caliza a la filial en México de Vulcan Materials, Calica, en Playa del Carmen, Quintana Roo, por el aprovechamiento indebido de recursos naturales.

Al principios de año, el presidente Andrés Manuel López Obrador, acusó a Calica de extraer materiales pétreos sin los permisos vigentes y les planteó cambiar su giro y que ocupen los terrenos para el desarrollo de un complejo turístico.

Calica tiene interpuesta, en tribunales internacionales, una demanda contra México ante la negativa de renovación de la concesión para continuar la extracción de materiales pétreos. La empresa pide una indemnización de alrededor de 1,500 millones de pesos.

Desde hace unos meses, el presidente de la República señaló a la firma estadounidense de financiar una campaña contra el Tren Maya por daños ambientales en el tramo 5 que va de Tulum a Cancún, que corre a espaldas del terreno donde Calica tiene su planta, y amagó con clausurar la planta si continuaban extrayendo materiales sin aval gubernamental.

El pasado 2 de mayo López Obrador reveló que, al realizar un “vuelo sorpresa” en helicóptero en la zona se percató de que la explotación y salida de material continuaban.

Aquel día, López Obrador afirmó que su gobierno procedería legalmente contra Calica-Legacy Vulcan por burlarse del gobierno federal.

Al respecto, la Semarnat informó que tras una inspección a la planta, constató daños y deterioros graves a los ecosistemas, por lo que, con base en la legislación ambiental, se impusieron como medidas de seguridad las clausuras temporales totales de las actividades y obras realizadas en el sitio.

La dependencia explicó que la explotación de material pétreo debajo del manto freático ha causado graves daños ambientales, como la pérdida definitiva e irrecuperable del subsuelo, alteración de la presión del acuífero, riesgo de hundimientos y fracturas del subsuelo.

Así como la calidad y pureza del agua y el drenaje superficial y subterráneo por incrementos en la formación de oquedades, además de la alteración del paisaje natural y la fragmentación de los ecosistemas.

fuente: forbes

Relacionados

Últimas noticias