15.1 C
Querétaro
martes, diciembre 7, 2021
InicioNegociosIndustria Química advirtió que no puede competir ante las limitantes de abasto...

Industria Química advirtió que no puede competir ante las limitantes de abasto de insumos

La industria química ve como un riesgo el inicio de negociaciones de México con China para alcanzar una apertura comercial, proceso que ya se encuentra en la agenda, ante lo cual solicitó a la Secretaría de Energía (Sener) no ser incluida, pues no está en posibilidades de competir.

El presidente de la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ), Edmundo Rodarte, dijo que la preocupación de incluir a China en el Acuerdo Comercial Asia-Pacífico, radica en que ese país es el fabricante de productos químicos más grande a nivel mundial con una estrategia soportada por decisiones directamente diseñadas por un gobierno central que tiene especial interés en su crecimiento y desarrollo.

En esta apertura comercial otro asunto que inquieta es que también está en la mesa una posible eliminación de aranceles a Corea del Sur, lo que representa “una seria amenaza” para la industria química.

“La industria química mexicana no se encuentra en posibilidades de competir de manera frontal con ninguno de estos países, ya que condiciones como el desabasto de materias primas y las modificaciones al marco regulatorio limitan las inversiones y nuestra capacidad de producción ante esta debilidad estructural, solicitamos al Gobierno de México no incluir a la industria química como parte de las decisiones de apertura comercial con estas potencias asiáticas en tanto no resolvamos la problemática de abasto de materias primas”, declaró Rodarte durante.

Durante el Foro Nacional de la Industria Química, resaltó que el sector ha pasado por algunos complicados por el desabasto de materias primas, pero esto se ha agudizado por la pandemia, por lo cual la producción nacional sigue a la baja y a esto se suma las complicaciones para las importaciones del sector energético.

La industria ha resentido los efectos de la desaceleración económica provocada por la emergencia sanitaria con una contracción de 8.9% en el PIB durante el año pasado respecto a 2019.

No obstante, logró mantener su participación del PIB por arriba del 2%, situándose como el segundo sector industrial más relevante en el país.

“A pesar de nuestra relevancia y del esfuerzo dedicado a la producción lograda el año pasado, solamente fue suficiente para abastecer el 24% de la demanda nacional por lo que fue necesario realizar importaciones por 28,300 millones de dólares, consecuentemente la balanza comercial fue deficitaria por un monto de 20,300 millones de dólares, evidenciando la enorme dependencia que tenemos en el exterior para satisfacer la demanda interna”, resaltó Rodarte.

Explicó que la falta de materias primas se debe fundamentalmente a la reducción significativa en los niveles de producción de los insumos que oferta Petróleos Mexicanos (Pemex) a la industria, como el etano, propileno, óxido de etileno y amoniaco, los cuales son esenciales para el desarrollo de las principales cadenas petroquímicas.

Con este escenario, la ANIQ propuso a la secretaria de Energía Nahle tres soluciones: primero, permitir a la industria privada realizar importaciones de etano, propileno y amoniaco, utilizando la infraestructura de Pemex, cubriendo los costos de guarda y manejo.

Segundo, desarrollar mecanismos de colaboración entre Pemex y la industria privada para restablecer el abasto y detener la contracción de la industria, y, tercero, aumentar la producción de gas natural en el sur-sureste del país y la disponibilidad de etano.

Trabas a la importación

El presidente de la ANIQ, también destacó las afectaciones a la industria derivadas de la prohibición para renovar los permisos de importación por un lugar distinto al autorizado conocido como LDA, el cual se publicó el pasado 11 de junio en el Diario Oficial de la Federación.

Dijo que, de acuerdo con un estudio realizado por una empresa consultora, 68% de la carga importada por LDA se concentra la industria petroquímica, química inorgánica y de químicos esenciales, entonces el impacto para la industria será de forma gradual conforme se vayan venciendo las autorizaciones vigentes.

Esto afectará a más de 4 millones de toneladas de materias primas petroquímicas con un valor superior a los 3,300 millones de dólares, impactando negativamente a un sin número de sectores industriales.

Por último, la industria química se sumo a externar su preocupación por la iniciativa de reforma eléctrica, pues mermaría seriamente la competitividad y la certidumbre jurídica de las inversiones.

fuente: forbes

Relacionados

Últimas noticias