15.1 C
Querétaro
martes, diciembre 7, 2021
InicioSaludUE niega riesgos para la salud por los cubrebocas

UE niega riesgos para la salud por los cubrebocas

Las autoridades de la Unión Europea afirmaron que no hay pruebas concluyentes de que los cubrebocas sintéticos supongan un riesgo de cáncer y han instado a la gente a seguir usándolas después de que un estudio belga advirtiera el mes pasado que pueden contener sustancias cancerígenas.

Los cubrebocas se consideran herramientas cruciales para reducir la propagación del Covid-19 y se han convertido en un elemento cotidiano para una gran parte de la población mundial durante la pandemia.

Un informe realizado en octubre por el organismo de salud pública belga Sciensano señaló que había encontrado dióxido de titanio (TiO2), una sustancia potencialmente peligrosa, en los cubrebocas sintéticas que examinó, incluidos modelos de uso generalizado.

El dióxido de titanio se utiliza como colorante blanco y agente mate en cubrebocas y productos textiles, así como en protectores solares, pinturas y productos alimentarios como sopas y chicles.

La Comisión Europea, brazo ejecutivo de la UE, dijo que actualmente no hay pruebas que sugieran que la presencia de dióxido de titanio en los cubrebocas suponga un riesgo para la salud y recomendó su uso.

“A la luz de los elementos actualmente disponibles, no puede concluirse que los cubrebocas faciales o quirúrgicas, que pueden contener TiO2, puedan suponer un riesgo para la salud”, dijo a Reuters un portavoz de la Comisión al ser preguntado por el informe Sciensano.

En una declaración tras la publicación del estudio, el ministro de Sanidad belga, Frank Vandenbroucke, dijo que se necesitaba más investigación pero instó a la población a seguir utilizando los cubrebocas, ya que no había pruebas de que supusieran un riesgo grave para la salud.

También dijo que Bélgica tenía previsto obligar a los fabricantes a revelar la presencia de dióxido de titanio en los cubrebocas.

Una portavoz del Consejo Superior de Sanidad belga, que asesora al Gobierno en materia de salud, afirmó que los posibles riesgos para la salud no “superan el beneficio de su uso para prevenir la contaminación por Covid-19”.

Según el estudio belga, se encontraron nanopartículas de dióxido de titanio en los cubrebocas fabricadas con telas sintéticas no tejidas y en las que contenían fibras de nylon y poliéster.

Joris Van Loco, uno de los autores del informe, declaró a Reuters que se encontraron partículas de TiO2 en la mayoría de los cubrebocas de uso común, incluidos modelos textiles reutilizables y de un solo uso, los cubrebocas quirúrgicos y los respiradores FFP.

Según las conclusiones preliminares del informe, es “posible que exista un riesgo para la salud en muchas de los cubrebocas examinados”, pero se necesita más investigación. Recomendaba limitar el uso del dióxido de titanio en los cubrebocas hasta que hubiera pruebas concluyentes.

El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud clasifica el dióxido de titanio como posible carcinógeno.

Bélgica mostró su preocupación por primera vez en febrero, cuando desaconsejó al público el uso de lotes de cubrebocas distribuidos previamente de forma gratuita después de que se descubriera que contenían nanopartículas de plata y TiO2.

La Comisión Europea ha propuesto prohibir el dióxido de titanio en los alimentos a partir de mediados de 2022, después de que la agencia de seguridad alimentaria de la UE dijera que la sustancia ya no es segura porque no se pueden excluir los efectos cancerígenos cuando se ingiere.

fuente: forbes

Relacionados

Últimas noticias