12.1 C
Querétaro
lunes, enero 24, 2022
HomeSaludVeinte meses de confinamiento han puesto a prueba la salud mental de...

Veinte meses de confinamiento han puesto a prueba la salud mental de las personas

El encierro impuesto al inicio de la pandemia de Covid-19 en 2020 provocó que la mayor parte de las personas tuvieran que hacer una pausa en sus actividades cotidianas y con ello vino el momento de enfrentarse con uno mismo. Este precepto ha puesto a prueba nuestra salud mental en los últimos tiempos.

En la soledad del hogar surgieron las dudas, los cuestionamientos internos y se sumó la incertidumbre de qué iba a pasar, si habría una cura, cuándo terminaría el confinamiento y, entonces, se hizo presente el miedo. Miedo a morir, a enfermar, a perder el empleo. Todo ello derivó en una mayor incidencia de ansiedad, depresión, adicciones y aumento de la violencia intrafamiliar, aseguran los expertos.

“Darnos cuenta que somos vulnerables ante una situación inesperada impactó directamente en la salud mental de las personas”, sostiene en entrevista Tamara Tabárez, psicóloga de Ultreya, clínica especializa en estos trastornos.

Lo que dicen los especialistas

La especialista asegura que dichos factores se han ido incrementado a lo largo de un periodo que ya se ha extendido por más de 20 meses. Esto podría tener consecuencias mucho más catastróficas, pues los trastornos emocionales y una depresión profunda pueden, incluso, llevar hasta el suicidio. “Así de grave es”, resalta.

Muchas veces se piensa que una persona con depresión está triste, no convive con los demás, deja de realizar actividades que antes hacía; sin embargo, aunque suene paradójico, este padecimiento no siempre se ve así. También puede ser que la gente esté más sonriente de como debería estar, por ejemplo.

“Cuando tenemos ese presentimiento de que algo no está bien, es momento de atendernos profesionalmente”, resalta la psicóloga, para quien las alertas más tempranas son: aislamiento, irritabilidad, negación, preocupación extrema por eventos o personas, sudoración, entre otras

Lejos de lo que se piensa, la salud mental no se trata de un padecimiento leve. Diversas estadísticas de organismos nacionales e internacionales como la OMS (Organización Mundial de la Salud), resaltan que en pocos años los trastornos emocionales serán la primera causa de ausencia en el trabajo. Y la pandemia de Covid-19 sólo ha contribuido a incrementar su prevalencia.

Tratamiento multidisciplinario

Pese a las buenas intenciones de algunos familiares y amigos por animar al paciente para volver a salir a la calle y retomar su vida, lo cierto es que superar esta condición requiere, en la mayor parte de los casos, un tratamiento profesional.

Para ello el abordaje de dichos trastornos debe hacerse desde distintas disciplinas con médicos, psiquiatras y psicólogos, quienes deben hacer un primer análisis sobre la situación por la cual está atravesando la persona.

“Nosotros desde un inicio buscamos explicarles a nuestros residentes y sus familias lo que está sucediendo. Porque muchas veces la familia sufre igual o más que el paciente”, comenta Diego Buenfil, socio y director general de Ultreya.

Esta institución especializada en salud mental ofrecer terapias alternativas al tratamiento médico como sesiones de yoga, meditación y acondicionamiento físico.

Las consecuencias de los trastornos emocionales y adiciones se notan a nivel físico, “por esa razón queremos que las personas se sientan bien, pero también se vean bien físicamente”, comenta Tamara Tabárez.

Para ello el entorno donde se lleva a cabo el tratamiento es muy relevante. El fin principal es que se pueda trabajar con la salud mental desde distintos ángulos que permitan abordarlo desde un enfoque multidisciplinario. De esta forma la persona será capaz de reconocer y mejorar sus circunstancias de vida.

fuente: forbes

Relacionados

Últimas noticias