15.3 C
Querétaro
miércoles, julio 6, 2022
HomeSalud¿Cuál es el tratamiento de la viruela del mono?

¿Cuál es el tratamiento de la viruela del mono?

La viruela símica no tiene un tratamiento concreto y específico. Como muchas patologías virales, no hay un fármaco en particular que sea capaz de bloquear o anular la replicación del agente patógeno.

Por lo tanto, lo que se propugna es un aislamiento con medidas de sostén. Hay pacientes con cuadros leves que no requieren ningún abordaje farmacológico. Otros presentan una severidad que amerita la prueba con antivirales.

No existe evidencia suficiente sobre la efectividad de los antivirales para reducir las complicaciones. Se reservan como uso a criterio del equipo tratante en aquellas personas que empeoran o que tienen riesgo de muerte, o sea, en el 1 % de los diagnosticados.

Brincidofovir y tecovirimat son los nombres de dos drogas que se han estudiado para el tratamiento de los Orthopoxvirus. Se tiene más experiencia con ellos en el campo de la viruela clásica, por lo que hoy representan la opción al alcance para el brote.

Por otro lado, las complicaciones ameritan su propio esquema terapéutico. Las sobreinfecciones bacterianas, que son comunes en los casos graves, se abordan con antibióticos específicos para el microorganismo que se haya identificado.

En las neumonías o en las encefalitis que aparecen como complicación durante una internación, es posible que el equipo médico decida brindar soporte vital. Esto se logra con respiración asistida, si los parámetros clínicos lo ameritan. No difiere mucho de lo que se hace con cuadros similares causados por otras etiologías.

¿Cuál es el tratamiento de la viruela del mono?

El alta médica

Todavía existe discusión sobre cuándo dar el alta a los pacientes. La mayoría se recupera satisfactoriamente y no tiene secuelas. Pero la cuestión del contagio interhumano es lo que determina la duda sobre el momento para permitir que se acabe el aislamiento.

En los brotes anteriores, tanto en África como en algunos registrados en Estados Unidos y el Reino Unido, se propuso el alta al desaparecer las costras de los pacientes. Se asume que en ese momento ya no hay contagio. Al igual que sucede con la viruela clásica.

Sin embargo, en algunos pacientes se han encontrado resultados de PCR positivos en las vías respiratorias, hasta 3 semanas luego de la desaparición de las costras. No está confirmado si eso significa capacidad de contagio.

También por reportes anteriores sabemos que hay pacientes que vuelven a tener linfadenopatías y rash cutáneos tras tener relaciones sexuales luego del alta. Esto hace sospechar de un afincamiento del virus en la zona genital, lo que podría prolongar la transmisión por esa vía mucho tiempo después.

¿Existe una vacuna?

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) aprobó una vacuna llamada JYNNEOS en el año 2019. Esta inmunización sería efectiva contra la viruela común y la viruela símica.

No se ha determinado que la misma esté disponible para su comercialización masiva, aunque se estudia la indicación para las poblaciones de riesgo. Podrían ser receptoras aquellas personas que viven en áreas endémicas, los contactos estrechos de casos confirmados y los trabajadores con exposición a animales que se saben reservorios.

El plan de vacunación con este vial es de 2 dosis que deben tener 1 mes de distancia entre sí. Pero recalcamos que todavía no hay aprobación para su inclusión en calendarios oficiales ni para aplicar bajo las circunstancias de este brote actual. Aunque los países de la Unión Europea están trabajando en las cuestiones legales para adquirir dosis y colocarlas a los contactos estrechos, suponiendo que podría generar una protección para detener la propagación en los grupos expuestos.

Sí se sabe que aquellos vacunados con la vacuna clásica contra la viruela tienen ventaja. Se calcula que la protección brindada por esa inmunización frente a la viruela del mono es de un 85 %, lo que se considera más que aceptable.

En efecto, parte de la singularidad de este brote actual se artibuye a que hay menos personas vacunadas con la viruela común debido a las zonas geográficas que se declararon erradicadas. Esto habría aumentado la sensibilidad de las poblaciones a virus de la misma familia.

El brote actual: lo que sabemos

El brote actual de viruela del mono se considera iniciado el día 7 de mayo de 2022, cuando el Reino Unido reportó un caso fuera de África. A pesar de ello, algunos epidemiólogos proponen que se extienda el período desde el año 2021, cuando Estados Unidos registró una serie pequeña de casos en su territorio.

Desde inicios de mayo hasta el momento, hay más de 250 casos confirmados fuera de África. Lo que involucra a 16 países.

Es una situación inédita, sobre todo con los más de 100 sospechosos que están aislados, esperando confirmación. La Organización Mundial de la Salud ha declarado el brote, pero especifica que hay posibilidad de controlarlo. Además de que el riesgo para la población general es bajo.

En España hay 84 casos confirmados, Irlanda del Norte tuvo su primer paciente positivo el 26 de mayo, al igual que Gales. Australia registró el primero en Melbourne, en una persona que volvía del Reino Unido.

El caso de Massachusetts que provenía de Montreal activó una búsqueda intensiva de sospechosos en Canadá, donde se aislaron 13 personas. Al mismo tiempo, Estados Unidos subió la recomendación de alerta para los viajes internacionales, de modo que se extremen las precauciones para prevenir el contagio interhumano.

¿Qué podemos hacer?

Las medidas de prevención para no contraer viruela del mono tienen que ver con algunas pautas generales y con restricciones que se tienen que aplicar ante circunstancias puntuales. Entre las primeras podemos mencionar las siguientes:

  • Lavado de manos con frecuencia.
  • Manipular alimentos de origen animal con máximas medidas de salubridad.
  • Solo adquirir productos alimenticios de origen animal en lugares y establecimientos habilitados.
  • Al viajar, alojarse en sitios que estén certificados por las autoridades sanitarias y donde estén expuestos los controles de plagas realizados en las habitaciones.
  • Si se visitan reservas naturales, como parques temáticos o zoológicos, no entrar en contacto con los animales y mantener una distancia prudencial con ellos.

Respecto a las restricciones particulares, hay que hacer hincapié en que un contacto en los últimos 14-21 días con personas enfermas o el hecho de haber viajado a una zona geográfica con brote, implican consultar con las autoridades sanitarias. Se debe proceder al aislamiento y al rastreo con los métodos complementarios.

El autoaislamiento hasta consultar debería ser una norma para las personas que reúnen estas características. Del mismo modo, los familiares y convivientes deberían seguir el mismo procedimiento hasta que haya confirmación positiva o negativa.

Es importante no entrar en pánico. Como bien lo aclaró la OMS, no estamos ante una situación de pandemia todavía ni hay un riesgo incrementado para la población general, por lo que basta con medidas generales de higiene, identificar los síntomas de manera temprana y consultar ante la duda.

fuente: mejorconsalud

Relacionados

Últimas noticias