17.2 C
Querétaro
miércoles, agosto 17, 2022
HomeSaludUsos y beneficios de la medicina integrativa

Usos y beneficios de la medicina integrativa

La medicina integrativa se considera un enfoque para el bienestar debido a sus interesantes efectos. En concreto, abarca múltiples factores que inciden en la salud de los pacientes, como su estado fisiológico, psicológico, nutricional y hasta social.

Por lo anterior, se trata de implementar alternativas naturales y poco invasivas, como terapias espirituales, emocionales, ambientales y nutricionales, pero sin restar importancia al tratamiento médico. Veamos en detalle sus principales usos y beneficios.

Enfermedades crónicas

Sin duda, las personas más beneficiadas con las prácticas de medicina integrativa son aquellas que padecen enfermedades crónicas. Tal y como lo expone una publicación en Frontiers of Medicine, se trata de una modalidad apropiada para la salud humana, puesto que considera al cuerpo como una entidad holística.

En consecuencia, supone un análisis global de las causas de las enfermedades, lo que permite la elección de terapias más efectivas. Dicho esto, puede aplicarse en los siguientes cuadros:

  • Asma.
  • Cáncer.
  • Dolor crónico.
  • Diabetes.
  • Fibromialgia.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • Infertilidad.
  • Síndrome del intestino irritable (SII).
  • Dolor en las articulaciones.
  • Esclerosis múltiple.
  • Ciatalgia.

Asimismo, se emplea en trastornos mentales, como los siguientes:

  • Adicción.
  • Trastornos de ansiedad.
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).
  • Depresión.
  • Insomnio.
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Calidad de vida

Por supuesto, uno de los principales fines de la medicina integrativa es promover la calidad de vida de los pacientes, más allá de provocar mejoras a nivel físico. Con relación a esto, un estudio divulgado a través de Cancer Management and Research concluyó que esta modalidad de medicina puede mejorar la calidad de vida relacionada con la salud en pacientes con cáncer.

Esto se explica, en gran medida, desde sus bases fundamentales:

  • Trata al paciente como un ser completo.
  • Enfocarse en abordar las causas principales, más allá de los síntomas.
  • No descuidar el aspecto psicológico y nutricional.
  • Adoptar un enfoque personalizado.
  • Fortalecer la relación médico-paciente.
  • Considerar el entorno en el que vive el paciente.

Prevención de enfermedades y complicaciones

Más allá de ser aplicada en enfermedades diagnosticadas, la medicina integrativa ha cobrado importancia como aliada para la prevención. Una investigación en American Journal of Preventive Medicine destaca el potencial de la atención integral para incrementar las probabilidades de éxito en las etapas previas a una patología.

Según la publicación, en el nivel de prevención primaria, esta modalidad contribuye a la promoción de salud mediante el asesoramiento dietético, cambios en el estilo de vida, técnicas de reducción del estrés y uso de productos naturales.

En cuanto a la prevención secundaria, los enfoques como el manejo del estrés y los cambios en el estilo de vida resultan pertinentes. Por último, en lo asociado a la prevención terciaria, el uso simultáneo de terapias complementarias y convencionales previene complicaciones, a la vez que impacta de forma positiva en el manejo de los síntomas.

Tipos de terapias en la medicina integrativa

Para hablar de medicina integrativa hay que partir de la consulta con un médico o especialista. El profesional será, en primera instancia, el responsable de determinar cuál es el mejor abordaje para la enfermedad, con base en las opciones convencionales.

Usos y beneficios de la medicina integrativa

Una vez hecho esto, puede evaluar terapias complementarias que sean idóneas para mitigar los síntomas, reducir las complicaciones o los efectos secundarios. Algunas de las más destacadas son las siguientes:

  • Terapia dietética o nutricional.
  • Suplementos a base de hierbas.
  • Probióticos.
  • Suplementos de vitaminas y minerales.
  • Biorretroalimentación.
  • Hipnoterapia.
  • Meditación.
  • Reiki (energía curativa).
  • Yoga y taichí.
  • Acupuntura.
  • Masajes terapéuticos.
  • Aromaterapia.
  • Terapia asistida por animales.
  • Reflexología.
Posibles riesgos

En primera instancia, es fundamental tener claro que las terapias que se proponen con la medicina integrativa no sustituyen los tratamientos médicos. En lugar de esto, son un complemento. Ahora bien, aunque suelen ser de origen natural, no siempre son las más indicadas.

Así pues, antes de elegir una opción u otra, es necesario indagar sobre sus contraindicaciones o posibles efectos secundarios. Algunas prácticas no son adecuadas para ciertas enfermedades, dado que aumentan el riesgo de complicaciones o interacciones con medicamentos.

Para salir de dudas, es bueno consultar al Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa. También es ideal comentar al médico sobre la intención de utilizar métodos complementarios. Es conveniente tener supervisión, no solo por seguridad, sino para asegurar el éxito.

¿Qué hay que recordar sobre la medicina integrativa?

Que los métodos propuestos por la medicina integrativa sean un éxito no es casualidad. Cada vez hay más evidencias de los beneficios que tienen las terapias integrales a la hora de abordar varios padecimientos crónicos. No obstante, esto no disminuye la necesidad de mantener un tratamiento convencional.

Así pues, primeramente es necesario recibir asesoramiento médico, sobre todo si se trata de enfermedades graves, con tendencia a complicarse en el tiempo. Una vez definido su abordaje, es posible barajar otras opciones para complementarlo.

Relacionados

Últimas noticias